En la edición IV de la Concentración de Clásicos de la Vila de Portomarín, en septiembre de 2010, nuestro flamante Ford A recibió el premio al automovil más antiguo y mejor restaurado.