Algunos de nuestros clásicos aportaron elegancia y distinción a la boda celebrada en un entorno tan maravilloso como es el Monasterio de Samos, en el Camino de Santiago.